Blog del Centro Excursionista de Cartagena

Que no te lo cuenten…. ¡VÍVELO!

¡QUÉ BUENO QUE VINISTE! CRÓNICA DE UN TRASPIÉ‏

en 30 octubre 2012

Casi siempre, las fotografías reflejan sólo una parte de la realidad. Hay muchas historias y vivencias que es mejor leerlas o escucharlas si no has podido disfrutarlas. Esto hace magistralmente a continuación nuestra compañera Mª Carmen Corpas, al relatar sus vivencias del viaje y las peripecias con el agua del arroyo. Paradojas, ella que se preocupó de todo lo necesario para que el grupo disfrutara sus “Mojitos”, termina mojada hasta el infinito y más allá cuando en un lance con el río, resbala y cae al agua. Intenta levantarse, pero la poza tenía más profundidad de la esperada. Nuevo remojón. Estaba escrito que con ron y sin él, para Mª Carmen, este sería el viaje de los mojitos.

 
 
CRÓNICA DE UN TRASPIÉ

 

H

oy, comienzo el camino hacia un destino certero. En él, voy encontrando todo lo que un alma errante como la mía, demanda: sencillez, arraigo, sosiego, libertad. Adjetivos que también se encuentran en una amplia parte de mi espíritu.

La presencia del color pardo en el cielo, hace que el día anuncie la posible llegada de lluvia y frío.

En el horizonte del itinerario se levantan edificaciones de apariencia minúscula y humilde, pero defendidas por sus propietarios sin flaqueza alguna. Sus tejados verticales y descoloridos narran al caminante, las gélidas temperaturas que alcanza el lugar en época de grandes nevadas. Las fachadas de las casas, pintadas de cal viva, enaltece el suave paisaje que ilumina mis ojos, y por el que corre ágil como el viento, el orgullo de sus habitantes.

El espinazo endurecido y crispado del bosque que las custodian, me ofrece la posibilidad de descubrir parajes inesperados y únicos en el mapa de la naturaleza. Identidad propia que perpetúa su huella en el tiempo.

A medida que avanzo en el recorrido, propongo entregarme a mí misma, a las actividades personales que pueblan este paraje silvestre: fotografiar la fauna que compone su hábitat; contemplar familias enteras de castaños; deambular por sus calles vestidas de otoño; rebuscar entre sus esquinas los frutos que dan pinceladas de magia a la escena; hundirme “y digo bien”, hundirme en las aguas pacíficas y congeladas del riachuelo que se aproxima, pensativo y sigiloso hasta los aledaños de los pueblos.

Estamos rodeados, sin ser conscientes, de una existencia sobrenatural que convierte el camino y al caminante en compañeros sólidos de aventuras inolvidables.

 

María Corpas, Octubre 2012

 

 


Próximamente os haremos llegar la segunda parte de las fotografías,


Cristóbal Mendoza

One response to “¡QUÉ BUENO QUE VINISTE! CRÓNICA DE UN TRASPIÉ‏

  1. carichuca dice:

    Precioso relato Mª Carmen. Queda perpetuada esta salida preciosa, con tu prosa y esas fotos del cameraman de turno.
    Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: