Blog del Centro Excursionista de Cartagena

Que no te lo cuenten…. ¡VÍVELO!

¡QUÉ BUENO QUE VINISTE! ASCENSIÓN AL PERONA Y ALMIREZ‏

en 16 octubre 2012

Crónica y fotografías de la ascensión al Perona y Almirez

 

Comenzamos a caminar contándonos los avatares de La Almudayna. Para unos fue genial, para otros no tanto.

Así, con la emoción de las batallitas vividas, cogimos tal velocidad que en ciertos repechos enmudecía para respirar.

 

Esto viene bien como “filtro” por si alguien no sabe a dónde vamos, pensé; e imperceptiblemente animé a los tres compañeros a que mantuvieran el ritmo. Como a estos hay que decirles poco para que caminen deprisa,  fui yo quien se las vio y deseó para seguirles, al extremo que una vez sobrepasado y abandonado por los tres mosqueteros, decidí tirar algunas fotos como balsámico pretexto a mi herido amor propio.

 

Las excursiones montañeras están para esto, pensé: Para que la montaña nos ponga a cada uno en nuestro sitio, para disfrutar yendo cada uno como le plazca y pueda, subiendo a to pijo o contemplando el paisaje, trepando o reptando, yendo sólo o en compañía, esperando o tirando sin esperar. Y así fue. Creo que todos, hasta el último de la fila, hicimos lo que mejor nos vino en gana, sin que la libertad de unos condicionara la de los otros. Difícil equilibrio que entre todos conseguimos, y por ello lo pasamos genial.

 

La ruta, que no estaba ensayada previamente, resultó extremadamente fácil orientarse. Desde Pliego veíamos ese Almirez invertido, nuestro primer objetivo. Y aunque tropezamos con la valla de la finca de La Hoya de Apurchil, lo solventamos recorriendo su perímetro enfrentándonos a la vegetación silvestre de la zona.

 

Una vez superada esta, nos encontramos cabalgando por la cresta que nos llevaría hasta la cima. Sin previo acuerdo, todos tiramos fuerte para arriba, esquivando las carrasquillas que nos depilaban las piernas, notando como exigíamos a los músculos ese punto de esfuerzo que sin ser excesivo, “te pone” un montón.

 

Las trepaditas a la cumbre del Almirez y otras más que nos inventamos sobre la marcha en la ascensión al Perona, pusieron ese punto de aventurilla y belleza a una mañana espléndida, por el día que hizo y por el ambiente hermoso de  ir a cada uno a su bola a la vez que pendiente del compañero. Aunque parece contradictorio, una anécdota que ocurrió, quizás lo explique:

Finalizando la excursión, preocupado de no ver en la cabeza del grupo a una compañera que habitualmente suele ir, le pregunté si lo había pasado bien, temiendo que hubiera sufrido un percance o lo hubiera pasado mal.

Obtuve la respuesta al llegar a casa y abrir el correo del club. Transcribo su email:

 

Cristóbal, además de la dureza y la distancia, en las salidas de monte, valoro muchas otras cosas. La salida de hoy ha sido deliciosa.

Que tengas buena semana!!!

 

Al leerlo, se me encogió el corazón y recordé la canción de Serrat que decía “De vez en cuando la vida, nos besa en la boca”

 

 

Pues eso, que si es hermoso tener compañeros y amigos con los que compartir actividades, lo es mucho más compartir sentimientos.

 

Gracias por ese email amiga compañera. Gracias por estar ahí.

 

Que tengáis una buena semana!!!

Nos vemos

Cristóbal Mendoza

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: