Blog del Centro Excursionista de Cartagena

Que no te lo cuenten…. ¡VÍVELO!

La Atalaya en la Guerra Cantonal‏

en 1 febrero 2012

Hola
El próximo domingo 5 de febrero ascenderemos a la fortificación de La Atalaya, en una excursión cuya dificultad es Muy Baja, Nivel 1 de esfuerzo y de camino.

El lugar y hora de encuentro será a las 9:30 horas en el Estadio Cartagonova.

Regresaremos para estar en el Cartagonova antes de las 13:30 horas y así no coincidir con la marea de aficionados al fútbol que saldrán del estadio a eso de las 14:00 horas.

Echa ropa de abrigo, un bocata o algo para picar a media mañana y un litro de agua.
Las fotografías desde esta atalaya son espectaculares. No olvides la cámara fotográfica.

Una vez arriba nuestro Vicepresidente Javier Espinosa, realizará la interpretación del papel defensivo de La Atalaya en la Guerra Cantonal. Así como detalles sobre dicha fortificación.

Adjuntamos dos enlaces y un archivo que tratan sobre la misma, por si fueran de tu interés leerlos.

El Cantón de Cartagena 1

El Cantón de Cartagena 2. Antonete Galvez

 

El archivo corresponde a “Leyendas de Cartagena II”, Autor Juan Soler Cantó. Extraemos un párrafo épico de cómo nació la bandera Cantonal.

 

En el castillo de Galeras también se dan cuenta del efecto que han producido con el cambio de enseñas. Ocurrió que, buscando en la colección de banderas del semáforo no había ninguna totalmente roja, pero Sáez, el flamante gobernador. sabía muy bien que la fragata Almansa estaba esperando la señal de su bandera y su cañonazo para sublevar con ella a toda la escuadra y por esto no quiso retrasar ni un minuto el izarla. Para ello no tuvo más remedio que echar mano de las más colorada de todas: La Turca. Pero el honor y la seriedad de la Revolución se resentían de una confusión que podía ser motivo de crítica o sarcasmo. Por lo cual era necesario corregir enseguida el error. El gobernador Sáez mandó arriar la bandera y tener a punto pintura roja para embadurnar debidamente el blanco de su Media Luna en el más breve tiempo posible. Pero fatalmente, tampoco se encontró pintura roja en todo el Castillo de Galeras.

 

Los segundos transcurrían velozmente y todos se daban cuenta que una bandera arriada podía dar lugar a que desde allí abajo en los barcos, y en la Plaza, llegaran a pensar que había fracasado el éxito inicial y, que habían sido dominados los Voluntarios de la Libertad. Se miraban entre sí. intentando resolver la situación, cuando el “señorito Paco” se adelantó decidido, sacó y abrió una afilada faca, cuyos muelles sonaron en una trágica bravata y clavando su aguza da punta en la carne de su brazo, rasgo una de sus venas, dejando correr su sangre sobre el trozo blanco de la bandera, que pronto tomó el tinte bermejo de una brasa encendida.

 

La bandera, ya totalmente roja, subió como un rayo por la driza. quedando a tope con su escandaloso color batiendo al viento. Un clamor se alzó del grupo de voluntarios, mientras Paco se volvía a la joven cantinera y le decía con una sonrisa: “Mí sangre no es azul. ¿Ha quedado bien claro que es roja como la del Pueblo?”.
Es una actividad abierta a todos. No es necesaria la inscripción.

Nos vemos 

Cristóbal Mendoza

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: